Ir al contenido principal

Entradas

Etiquetas

Mostrar más

Destacados

Claroscuros bajo el mar

Por mucho que Infierno bajo el agua no haya sido la película veraniega que transcurre en alta mar que uno deseaba, no hay que desesperarse: Johannes Roberts ha vuelto, este verano, con A 47 metros 2, secuela nominal pero no derivativa de su anterior película de tiburones, la titulada, simplemente, A 47 metros, y nos ha dado exactamente lo que queríamos, y nos ha sorprendido. Y nos ha gustado.
Coescrita por Johannes Roberts y Ernest Riera, coguionista también de la primera, la película aporta algunas novedades al panorama de películas de tiburones. Los tiburones son, sí, grandes tiburones blancos, pero esta vez son ciegos y uno diría que albinos, así que tienen olfato y oído extremadamente desarrollados. Hay, además, un trasfondo maya de reminiscencias vagamente legendarias, con una ciudad hundida, con sus calaveras y sus monumentos fúnebres y sus espacios donde practicaban sacrificios humanos. Aquí es donde el decorado narrativo se vuelve un poco tontorrón, por lo accesorio y desprovis…

Entradas más recientes

Aparte de tiburones hay caimanes en verano

Roger Corman y Quentin Tarantino

La primera de Stallone y algo más

Miscelánea: Alcàsser, el cine español y John Hughes

Deborah Levy para El Cultural

¿Dónde puedo leer sobre ciencia ficción?

Brilla en los cuentos la ciencia ficción

Julian Barnes para El Cultural

Consecuencias naturales, de Elia Barceló

Razonables pasadizos